Loading...
Inicio 2018-10-30T12:08:50+00:00

Una vez que hemos comprobado la disponibilidad de dominio, no tenemos que registrarlo antes de tener 5 conceptos claros. Normalmente, la gente hace el mismo procedimiento y lo registra, sin tener en cuenta ciertas cosas que son fundamentales en una página web. A continuación, te decimos qué 5 cosas debes saber antes de registrar tu dominio.

1. Elegir la extensión correcta

Aquí es cuando llegan las “madres mías”, las cuales vienen cargadas de malas noticias para el propietario de la web. Pensad que si elegís la extensión .es, estáis acotando vuestra actividad al territorio español, siendo muy raro que soliciten de vuestros servicios usuarios de otro país. Por ello, la elección de dominio requiere visión de futuro porque cuando escogemos un dominio estamos aferrándonos al mismo. Como consejo, podéis comprar los dos dominios (.es y .com) y sólo usar uno de ellos; si la cosa va bien, abrís otra web con la extensión .com y listo. En este caso, es preferible prevenir antes que curar.

2. Nombres largos

Un truco que suelen utilizar los que se dedican al mundo de los dominios es la regla de las 15 letras: si un dominio sobrepasa las 15 letras, no es apto para el registro. Esto se hace porque no hay web a la que le interese un dominio extremadamente largo, aunque describa a la perfección a qué se dedica y qué hacen en ese negocio. Por favor, tirad de ingenio a la hora de elegir vuestro dominio y olvidaros de nombres que sean demasiado largos, es decir, que no superen esas 15 letras. Si no estás de acuerdo conmigo, busca en internet páginas que sean exitosas y tengan más de 15 letras en su dominio.

3. No plagies, ni te asemejes

De hecho, no sólo te va a crear problemas legales o jurídicos, sino que practicar branding va a ser una tarea prácticamente imposible porque no te vas a poder diferenciar correctamente. Sé original y no caigas en la tentación de ser alguien que no eres o de tener una página web, o su nombre, que no es tuyo.

Si has tenido la diligencia necesaria a la hora de elegir tu dominio, sólo te queda ver si la web donde estamos comprando el dominio está verificada por la ICANN. Además, empápate bien de cómo funciona el dominio de tu territorio, en mi caso el .es. Aquí el mejor consejo que os puedo dar es que os dejéis aconsejar por un equipo de expertos.

4. Que sea fácil decir

Un nombre extenso complica mucho la pronunciación y la memoria; pero, si le añadimos una pronunciación complicada, estamos pasándonos la vida en el modo de dificultad más alto. No volváis locos a los usuarios con nombres imposibles de pronunciar, sobretodo porque produce problemas a la hora de escribirlos en el navegador, ya que se suelen escribir distinto a cómo se pronuncian. En el público hispano esto genera muchos problemas porque nosotros pronunciamos conforme leemos, no tenemos un idioma que haya que pronunciar. Sin embargo, en el mundo anglosajón están acostumbrados. Por tanto, no compliques las cosas y pon un nombre que sea fácilmente pronunciable.

5. ¡A registrar!

Con el registro del dominio no habremos terminado, sino que tendremos que acudir a la oficina de patentes y marcas de nuestro país. En España se llama Oficina Española de Patentes y Marcas, conocida como la OEPM y es la que se encarga de toda esta materia de Propiedad intelectual. Por tanto, no sólo estáis registrando un dominio, sino también una marca, la cual debe ser registrada en el órgano competente.